Inicio Locales Educación San Martín, el otro.

San Martín, el otro.

251
0

Siguen lavándole la cara a San Martín.

Este último 17 de agosto dejó en evidencia que la figura de San Martín , tal como lo expresaban los revisionistas en la década del 30 del siglo XX fue distorsionada , sus planteos minimizados , lavados de cualquier apreciación política y sus frases sacadas de contexto.

La historia «rosa» que generó el Mitrismo a final del siglo XIX , más conocida como historia oficial no se corre ya que de hacerlo saldría a la luz el verdadero pensamiento no solo de San Martín sino también el de Belgrano y otros políticos cuyas caras fueron lavadas y sus pensamientos conservadorizados .

La historia oficial pinto a San Martín como un ser apolítico, lleno de cualidades , sin errores, sin defectos y una vida consagrada solamente a su causa, olvidándose del hombre, es el San Martín del bronce, el San Martín puramente militar y no el civil que se sentía próximo a los Indios, el que criticaba a la oligarquía por no colaborar en la campaña, el que cargó con impuestos extraordinarios a los ricos, el que al darse cuenta de la anglofilia de La «Logia Lautaro» la combatió y tuvo que exiliarse por hacerlo, el que compartió la idea independentista con Artigas a quien la historia oficial miró siempre de reojo y con Güemes a quien Mitre limitó solamente a ser el guardián de la frontera.
En fin, San Martín trasciende el cruce de Los Andes o «Plan Maitland», trasciende el uniforme, trasciende la batalla de «San Lorenzo», San Martín fue un hombre, un patriota de ideas monárquicas e inclusivas que repudiaba el lujo, que ante la propuesta de entregarle el gobierno que le realizaron los unitarios después de fusilar a Dorrego se negó a regar la patria de sangre hermana, no fue el «Santo de la Espada» , fue el Libertador , el hombre, el padre , el gobernador, el Protector del Perú , el que castigaba con rudeza la indisciplina y la falta de patriotismo y coraje y repudiaba a quienes desde adentro , los «Doctorcitos de la capital» , trabajaban para derrocar a los gobiernos populares, por eso legó su sable a Juan Manuel de Rosas, algo que la historia oficial ignoró siempre y quien destrato a Sarmiento cuando este fue a conocerlo en su exilio.

Ese fue San Martín , el otro , el de los actos escolares no existió.

Prof.Marcelo kinsfater

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here