Inicio Colaboradores Maximo Luppino LOS MUERTOS NO SON MARGARITAS

LOS MUERTOS NO SON MARGARITAS

175
0

Tiempo de pandemia. Son momentos de muerte y dolor mayúsculo. Los seres humanos nos habituamos a casi todo y ya los partes diarios mundiales de miles de contagios y fallecimientos parecen brutalmente anecdóticos. La habitualidad produce un ignorante embrutecimiento, sacrificando la sensibilidad que las personas jamás debemos perder.

El acostumbramiento es el enemigo dilecto de la inspiración y la creatividad.

Los muertos no son margaritas, ni fríos datos estadísticos, son familias con dolor a flor de piel. Las balas del COVID cada vez pegan más cerca a pesar de los obtusos negacionistas que optaron por no ver la realidad que los atropella ferozmente. Para ellos “la conspiración internacional” es su razón de existir y la culpable de hasta el “por qué ladra el perro del vecino”. ¡Ante la necedad estamos todos indefensos, sobre todo los pensantes!

Pero en nuestra amada Argentina no sólo padecemos los estragos del Coronavirus. Se aproximan las elecciones legislativas del presente año, entonces todo se tiñe de política partidaria burda. Prueba de esto es el fallo de la Suprema Corte de Justicia que más que un dictamen jurídico parece un inocultable guiño electoral a Larreta y a todo Cambiemos. Jueces que cual una élite retrógrada NO PAGA los mismos impuestos que los demás mortales, firman a la distancia, online, sus dictámenes avalando con su conducta la no presencialidad, determinando la sí presencialidad de alumnos y docentes a la aulas porteñas. En términos de directa comparación, estos célebres juristas ante un hipotético naufragio que los tendría como pasajeros y en busca de los botes salvavidas, aclamarían: “¡Los jueces y fiscales primero!”…

¡Hagan lo que YO digo y no lo que YO hago, animémonos y vayan ustedes rumbo al contagio!…

Los más poderosos parecen ser los más duros de corazón e insensibles ante tan drástico momento de segunda ola de contagios que estremece nuestro país. Con un sistema sanitario en tensión y con la mayor parte de las camas de terapia intensiva ocupadas NO se apoya un DNU que intenta cuidar y oxigenar a la sociedad de este período tan difícil.

Para la mayoría de los no justicialistas, comprender al movimiento del General siempre fue como leer sánscrito en un libro sumergido en agua. Queremos decir que sin pretenderlo, la Corte Suprema con su fallo tendencioso le realizó un favor enorme al gobierno del Alberto Fernández. Ya que sólo basta un ataque artero al peronismo para que todos los soldados se coloquen codo a codo en las trincheras prontos al combate. Los fundamentalistas amarillos están alimentando la voracidad por el poder propia de los “muchachos” que de pelear y resistir algo saben…

Judicializar la política siempre es un error mayúsculo. En vez de despejar dudas y allanar el camino del entendimiento, produce desencuentros mucho más difíciles de solucionar.

Alberto marchó al “viejo mundo” en una gira que esperanza las negociaciones con el FMI y el Club de Paris. Se reunirá con el Papa Francisco, un actor fundamental en la negociación de la deuda que tomó Mauricio Macri para tal vez inconfesables intereses propios. Una vez más, el Santo Padre trabajando para los más humildes del mundo. En este caso, para los habitantes de su propio suelo natal.

A los poderosos oficios de Francisco sumemos las últimas declaraciones del presidente de EEUU, Joe Biden, sobre la equidad y su proximidad hacia nuestro presidente; nos hace sentir que todo va a mejorar pronto, trabajo incansable de por medio.

Cuidemos a la gente, seamos solidarios y fraternales. No subestimemos el insondable poder del bien supremo. En estos poderosos ideales nos refugiamos con dicha y esperanza.

           Máximo Luppino

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here