Inicio Religion Local El manual de un dirigente por «Laureano Quiroga»

El manual de un dirigente por «Laureano Quiroga»

141
0

 

Por Laureano Quiroga

… prójimo-pasamano en que me apoyo
cuando desciendo la escalera…
Mario Benedetti

Hasta donde llega mi experiencia como lector, tengo noticias de que no existe en el mundo un manual del dirigente, un extenso libro que reúna las palabras y las acciones que acompañaron a los dirigentes que lograron el bienestar de una comunidad. Un libro de esta índole debería abarcar todas las épocas de la humanidad, desde un amplio abanico ideológico y hacer énfasis, con objetividad, en aquellas y aquellos dirigentes que, con un esfuerzo desinteresado, pudieron transmutar sus valores esenciales en acciones concretas, que trajeron mejores condiciones de vida a muchos seres humanos. Un libro así también abundaría en los principios esenciales que deben incorporar en la vida y en el trabajo, quienes tienen aspiraciones para dirigir a los demás.
El que está llamado a ser dirigente, ya sea por vocación o por alguna causa fortuita del destino, requiere una formación humanista para llevar a la práctica, tres cualidades nobles que es necesario desarrollar y afinar en la vida: la escucha atenta al otro; el sentir de la manera en que siente el otro y el compromiso con el otro.
Nos tocó un mundo complejo, muchas veces desigual e injusto; un mundo confuso, donde la información crece de manera caótica, a veces como vehículo de lo falso, no solamente en el ámbito de lo cotidiano, sino también en la propagación de actitudes y conductas que nos alejan de lo humano. Resulta difícil para un dirigente y, para cualquier ser humano, buscar un espejo donde mirarse para encontrar en si mismo, esos valores esenciales para desarrollar una vida plena y de servicio a los demás. Sin duda, esta tarea la corresponde a la educación.
Uno de esos espejos, es el legado de la Compañía de Jesús. Han pasado más de 450 años desde su fundación y su legado es atemporal, vive en las palabras y los actos de innumerables seres humanos que han recibido una educación signada por principios trascendentales: el desarrollo integral de todas las dimensiones de una persona; el compromiso al servicio de los demás, especialmente con los que menos tienen y, el sacrificio del interés propio para la promoción de la justicia. En San Miguel tenemos la suerte que los jesuitas estén entre nosotros desde hace muchos años, especialmente en Ciudad Santa María. El Foro Santa María, del portal de Ciudad de Santa María, al explicar las características del Foro, de alguna manera esboza, desde la modestia, la cotidiana labor de los jesuitas: ser un punto de encuentro para el diálogo y el consenso de distintas miradas en la búsqueda del desarrollo y crecimiento de la ciudad; el aspecto participativo de la democracia, es decir, el diálogo permanente con la realidad cambiante y la promoción de la cultura del encuentro y la participación, por parte de todos, para una mejor calidad de vida, el buen vivir.
He aquí un espejo al que cualquier dirigente puede acudir. La tarea de servir a los demás conlleva una enorme responsabilidad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here